jueves, 17 de noviembre de 2011

un poema de georg trakl



Canto de un mirlo prisionero

Para Ludwig Von Ficker

Hálito oscuro en el verde ramaje.
Florecillas azules en torno al rostro
del solitario, de sus pasos áureos
que mueren bajo el olivo.
Aletea con sus alas ebrias la noche.
Cuán levemente sangra la humildad.
Rocío cayendo gota a gota del espino florido.
La piedad con sus brazos radiantes
estrecha a un corazón que se parte.

6 comentarios:

cafeconversos dijo...

Poeta nocturno,tétrico, doliente de sus dos vidas, la interna que arrastra una infancia traumática y la externa en los hospitales de campaña en la primera guerra mundial. Poesía llena de simbolismos que dificultan su comprensión pero que al mismo tiempo le dan belleza, inquietante y triste belleza.
Gracias Carmen, por recordarnos que también en el dolor habita la poesía. Iñaki.

carmen beltrán falces dijo...

gracias a ti por pasarte de nuevo por este sitio :)

Alberto Mario Carlos dijo...

Gracias Carmen, Trakl es un grandisimo poeta. saludos desde Argentina.

carmen beltrán falces dijo...

gracias a ti! :)

Alberto Gutierrez dijo...

Carmen, creo que la mejor traducción de la obra poética de Trakl es la de Reina Palazon. Te la recomiendo.

carmen beltrán falces dijo...

buenos días alberto

muchas gracias por el comentario y por la recomendación :)

un saludo