martes, 26 de mayo de 2009

dos poemas de enrique cabezón

me gusta pensar que mi cuerpo
será así y todo el inútil gesto
de amontonar todo lo tóxico a mi alcance
formará una pureza nueva

son heridas perpetuas
el rumor del corazón y la sangre
galopando como un jinete afeminado
amanece y el sol lacera la piel
de los trabajadores
es el mundo
tú vas a trabajar y otros roncan
en sus sábanas sudadas
me escapo a la que puedo de la triste realidad
y todas sus miserias a través de la herida
yo también creí que era distinto


(de existir en los días, eclipsados, zaragoza, 2009)

3 comentarios:

vicent camps dijo...

También yo creí que todo era distinto y continuo herido, después de tanto tiempo. Tengo ganas de leer entero ese poemario. A ver si la distribución llega hasta Valencia. De momento me quedo con la muestra. !salud y poesía!

kb dijo...

Muchas gracias Carmen y muchas gracias Vicent.

Saludos!!

Pedro Montealegre dijo...

Ya kero leer algo massssss¡¡¡¡ Un saludos los Dossss