martes, 22 de abril de 2008

un poema de gabriel ferrater

ocio

Ella duerme. Es la hora en que los hombres

ya despertaron, y una escasa luz

entra todavía a herirlos.

Con muy poco nos basta. Solamente

el sentimiento de dos cosas:

la tierra gira y las mujeres duermen.

Reconciliados, nos apresuramos

hacia el fin del mundo. No nos es preciso

hacer nada para ayudarle.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

guapo poema. Cuídate y dale un fuerte abrazo a Enrique.
Me acuerdo de vosotros.
Otro abrazo para ti,

pablo c.

kb dijo...

Ay, Pablo.
No sé cómo van esos asuntos riojanos que tienes entre manos, pero nos debemos mutuamente visitas, cafés y cañas. Alargar tanto estos espacios es imperdonable.

Abrazos fuertes.

Anónimo dijo...

Pues ahí van, ya sabes, lentos. Pero claro que sí, os debo una visita. Será pronto. Lo prometo.
Abrazos fuertes!!!

carmen beltrán falces dijo...

pablo!!!!!

oye, que nos debes una visita

vente cuando quieras, que tenemos hasta casa para alojarte

un besazo