martes, 28 de abril de 2009

en el laberinto 3


también los pájaros acaban siendo cadáveres

veo muchos en la carretera, también de gatos y de conejos, pequeñas bolitas ensangrentadas

nunca me han impresionado los cadáveres ni la sangre, sólo una vez el de un pajarillo gris, de estos de ciudad

tenía el cuello partido y apoyado en la pared y los ojos cerrados y parecía que se había dormido en mala postura

me impresionó el equívoco, supongo

los sueños son equívocos también

karmelo iribarren dice de ellos que vivir se reduce a esquivarlos

no sé qué decir al respecto, tengo de todos los tipos, tamaños, calidades y cualidades

húmedos a veces

soñé una noche, hace poco, que me preguntaba si alguna vez pensaba en él

y que le respondía que sí, que pensaba muchísimas veces en su cuerpo, en cómo sería y, sobre todo, en qué sabor tendría

(salado, espero)

en realidad nadie decide

se me ocurrió un buen título para un poemario por detrás, pero me desanimó un poco su connotación erótica

pensé en ese título porque casi todo lo que determina nuestra vida ocurre a nuestras espaldas (la selva, las manifestaciones, las decisiones, quien nos protege, quien nos cuida, la historia)

quiero explicarme: lo que leemos en el periódico, aunque lo tengamos enfrente, está a nuestras espaldas

para mí, enfrente de mí sólo está aquéllo que puedo tocar

y poco está en nuestra mano

el viaje interior, quizás

hacer como los árboles (le robo medio poema a juan marqués) no dejan de moverse / cada vez más adentro / son las raíces las que están viajando

un viaje que nada tiene que ver con la ansiedad por lo nuevo

un viaje que consiste en reconocer y volver, una y mil veces, a lo que nos hizo felices algún día

7 comentarios:

antonio alfaro sánchez dijo...

eres de mis lecturas favoritas

pepe pereza dijo...

¡Impresionante! que bueno.Me quito el sombrero (que no llevo)
un beso.

Jenny jirones dijo...

Qué bueno, Carmen. Qué suerte encontrar este laberinto tuyo, aunque eso también nos recuerde que deberíamos afrontar el nuestro...

kb dijo...

plas plas plas plas plas plas (son aplausos virtuales)

DESDELDESVAN dijo...

Gracias, Pandora, por vuestro libro y por tus versos.
Mariano Ibeas

carmen beltrán falces dijo...

muchas gracias por vuestros comentarios (me habéis hecho sonrojar)

un abrazo

Sonicya dijo...

que nos haran y nos hacen felices...a veces descubro como situaciones, contextos, momentos que me hacen feliz son parecidos a los de antaño. Y descubro esa parte de atras de mi yo, con sorpresa y contento.
besos sureños muchacha