martes, 20 de enero de 2009

london´s chronicle 2






nos despertamos, duchamos y ordenamos y salimos por una paralela de oxford street a por un desayuno inglés (mmmmm, qué invento...)

hace sol y mucho frío, el aire es absolutamente transparente y la ciudad está preciosa

le favorece el invierno a esta ciudad, se comenta

a esta ciudad y a todo, el invierno favorece todo

un día de cielo raso invernal tiene una luminosidad incomparable, no hay nada como un día gris de invierno para comprender lo que significa la luz, el invierno es perfecto para encontrar calor en el grupo y también para disfrutar bien del frío en soledad (la soledad en verano es una putada)

el verano es más físico, más inmediatamente frustrante, el invierno es más mental, más de resignarse, no sé si me explico

al salir vemos bastante policía en la calle de nuestro apartamento, es el sabbhat judío y la west end great synagogue está a 20 metros de nuestra casa y la western marble arch synagogue a 50

enrique y yo nos acordamos del acojone que pasamos en viena un sabbhat, con toda la judería y el barrio griego tomados por policías con las metralletas en alto (fue en septiembre del 2006, con el partido ultraderechista de haider a tope, natacha kampusch fugada de su secuestro un mes antes y horrorizados por la sociedad austriaca que describía elfriede jelinek en sus terribles libros)

al lado de nuestra casa hay varios restaurantes kosher, un kurdo, un libanés, otro de kazajistán (¡como borat!)...

andando hacia picadilly nos cruzamos con el cantante de placebo, vemos buckingham a lo lejos, los jardines de alrededor, pelícanos (odón los llama "patito, patito" y nos hace doblarnos de risa), cisnes negros, patos muy gordos, al drogas de viejo tomando el sol en un banco...

calles y más calles, el big ben, la abadía de westminster, la ribera del thamesis, mimos de todas las clases, una peque feria del libro donde le compramos un libro a josé luis, el museo de la astrología...

la tate modern (maravillosas las vistas desde la cafetería del último piso, maravilloso el edificio en sí, maravillosa la exposición temporal de rothko), el shakespeare´s globe theatre...

comemos en un pizza express en la misma ribera del río perturbando la paz del lugar como en todos los sitios a los entramos

son las 17 horas y todo el mundo esá cenando salvo nosotros, bebemos nostro azzurro y comemos pizza y lasaña, detecto un cocinero muy guapo

atravesamos el barrio de las mazmorras medievales, seguimos andando hasta el london bridge y mientras lo cruzamos sonia y yo nos quedamos locas con un bloque de pisos alucinante, llegamos a la torre de londres, enrique se vuelve picha para intentar mear y lo acaba haciendo en la calle en un arbusto, hacemos una parada técnica en un pub

avanzamos por la city, por supuesto desierta un sábado a las 19 horas, y alucino con el contraste entre los edificios nuevos, véase por ejemplo el pepino de norman foster, y los pocos edificios antiguos que quedan, andamos whitechapel y sus pasadizos, llegamos a la liverpool street station

pillamos un overground para llegar al barrio de antonio y marga, stoke newington

nada más sórdido que las paradas del overground que nos vamos cruzando hasta llegar a la nuestra, que también lo es, of course, parece imposible que haya vida detrás de esas piedras grises

antonio nos recoge y nos lleva al bar de debajo de su casa (es bonito), en una mesa varios de sus compañeros de piso y más cuadrilla apuran botellas de vino tinto sudafricano (nosotros seguimos bebiendo cervezas)

antonio goza con planetario, yo intento comunicarme con james

ana y yo salimos a fumatear a la puerta y hablamos de nuestras respectivas espinitas de vivir fuera de logroño city durante un tiempo, de qué tal lo llevaríamos, de que londres podría ser un buen sitio, o bilbao, o granada..., de que las dos elegimos vivir donde vivimos y de que es nuestro sitio al fin y al cabo

me gusta el barrio de antonio y marga

en españa los barrios alejados del centro suelen ser de colorines, sobre todo últimamente, con una epidemia de arquitectos poseídos por la necesidad de pintar con los coores del parchís molduras, balcones, tejados, puertas e incluso ladrillos

esto en los nuevos, pero también en los que ya tienen unos años (siempre se ha construido con ladrillo naranja, rojo o amarillo) e incluso más cuando esos barrios son pueblos absorbidos por la ciudad con sus casitas bajas blancas con sus vallas de colores o sus jardines floridos

aquí no, aquí son grises, casi negros, muy oscuros, amplios, con jardines secos por el frío, marcas de humo y como mucho algún detalle blanco en los unifamiliares, me gustan más así porque me resultan más honestos con sus realidades periféricas

vamos a subir todos a cenar juntos, entramos a una tienda off license de un turco que nos saluda con un "hoolaaa" muy simpático y muy extranjero, compramos champiñones, patatas lays campesinas, chorizo español, un par de rollos de papel del váter para nuestro apartamento y mucha cerveza, flipo en la sección de lácteos

antonio y marga tienen una habitación gigante y muy bonita, cotilleo un poco, cotilleo el horario y las clases de español de marga

cocina un compañero francés (de burdeos) de antonio y su novia irlandesa le echa un cable, y entre los dos hacen unos espaguetti carbonara cojonudos

yo mientras tanto me afano en rallar un taco de parmesano

bebemos cerveza y vino rosado de california

todo el mundo habla (dos italianos, dos lituanas, un inglés, dos irlandesas, dos franceses, una californiana, siete españoles), mucha gente fuma, antonio pone música, baja una guitarra, odón toca y canta, sonia canta, luego canta la chica de california y dueña de la guitarra que tiene una voz preciosa, se disculpa "yo no sé canciones alegres, no sé canciones españolas"..., en fin..., con nuestra escandalera intrínseca y lo que bebemos seguimos alimentando el tópico

el ambiente me da envidia hasta que me da pereza, aunque lo cierto es que se está muy bien, es cómodo, todos naúfragos, no hay carrera, no hay competencia, no se corre en la misma dirección, sólo es un cruce, un punto de encuento como el de los aeropuertos o el de los centros comerciales...

cuando nos acabamos la bebida bajamos a un bar del barrio, el pangea, un sitio curioso lleno de globos dorados, sólo hay 6 personas, el portero, el camarero, el pincha (que pincha hip hop), un tío que parece el hombre cangrejo y que cuando nos vamos a ir se pone a rapear en el escenario, un adolescente judío con su kippa y sus ricitos que baila breakdance (brikindans en español) y que debe de ser un marginado de su comunidad por eso y un iraní de unos 20 años con una cazadora enorme, gorro de aviador y que parece que va ciego como una puerta que se engancha a sonia de mala manera

poco después leo en la wikipedia que en este barrio hay varias comunidades importantes (judíos, afro-caribeños, turcos, irlandeses, polacos y somalíes, además de lesbianas y de familias jóvenes), que daniel defoe y joseh conrad entre otros, vivieron allí casi toda su vida y que poe fue profesor en su escuela muchos años y que está destinado a convertirse en el futuro barrio de moda londinense

cuando margarita nos acompaña hasta la parada de bus son más de las tres de la mañana

algunos de mis compañeros dormitan en la hora que dura el viaje, yo voy despierta viendo el paisaje, las casitas, las tiendas..., gozando del trayecto mientras voy pensando en cómo sería mi vida si mi padre fuera un súper frutero en londres en vez de en logroño

cuando nos acostamos, jodidos de frío y de sueño, son casi las cuatro y media de la mañana






8 comentarios:

Sonia dijo...

Qué bonito, qué bonito.
Y qué memorión, Carmen.
Ya no me acordaba de que habíamos visto al Drogas de viejo sentado en un banco en St. James's Park!!
Ya estoy deseando leer la tercera parte.
Un besote.

kb dijo...

Sí, un par de detalles más:
El bar de debajo de casa de Antonio se llama Jailbird. El garito de la parada técnica algo así, como ahogado, degollado y colgado, pero en inglés (Héctor se acordará). Mola mucho esto que escribes Carmencica.

antonio alfaro sánchez dijo...

supa esa cronista!!! ded'icate a ellou profesionalmente.

Óscar Garrido García dijo...

“Cómo mola”, es justamente lo que tenía pensado decir antes de leer los comentarios. Eso y que por suerte yo he vivido situaciones con ambientes similares en los que por ejemplo cuatro personas de diferentes nacionalidades estábamos hablando en español y yo era el único cuya lengua materna era ésa. Fue en un bar y resultaba de lo más chocante comparar los acentos y el tipo de construcciones sintácticas de cada uno.

Odón y Ana dijo...

Jooooooooo quiero volver a Londres.

No me acordaba ni de la mitad de lo que cuentas. ¿Te levantabas de madrugada a escribirlo sin que nos diésemos cuenta, verdad?

Impresionante tu memoria tía. Vete a lo del show de los records guinness que seguro que lo ganas.

No tardes en escribir London´s chronicle 3 please!!!!

Muxus.

Sonia dijo...

Era éste:
The Hung Drawn and Quartered
http://www.citypubs.co.uk/pubs/thehungdrawnandquartered.html
Y el de enfrente de nuestro apartamento:
The masons arms
http://www.beerintheevening.com/pubs/s/71/7133/Masons_Arms/Marylebone

;))
¿Cuándo volvemos?

Sonia dijo...

Por cierto, el pub del barrio de Antonio era The bird cage.
Era éste:
http://www.fancyapint.com/pubs/pub870.html

kb dijo...

Vaya pues... Me corrijo...